BOLETOS Y VISITAS: Sin colas, paseos guiados

Información práctica

Costumbres teotihuacanas: Temazcal, los baños de vapor

El ritual del Temazcal en Teotihuacán

El ritual del Temazcal en Teotihuacán

Dentro de la zona arqueológica de Teotihuacan e incluso en sus alrededores podemos encontrar importantes vestigios históricos. Sin embargo, hay una costumbre que ahora se reproduce en diferentes ciudades de México e incluso en el extranjero y que se remonta a las culturas prehispánicas: el Temazcal. En tu viaje a Teotihuacán puedes vivir esta experiencia.

“Temazcalli” es un término que viene del náhuatl, compuesto por “temaz” que es sudor y “calli” que es casa, traduciéndose en “casa donde se suda”. Hay otros nombres que se utilizan para procedimientos muy parecidos como “zumpul-ché” en maya y “ñihi” en mixteco.

Este baño de vapor es utilizado para elevar la temperatura y hacer sudar en exceso, aunque encontramos métodos con el mismo resultado a lo largo de Mesoamérica y Norteamérica que empleaban diferentes herramientas como ebullición de agua u otros para, igualmente, hacer sudar prolíficamente a los participantes. En la cultura maya y náhuatl se hace uso de piedras calientes sobre las cuales se vierten hierbas y agua.

Alonso de Molina, lexicógrafo español, habría de mencionarlo en el siglo XVI dentro de su Vocabulario en lengua castellana y mexicana como “casilla como estufa, donde se bañan y sudan”.


Estructura del Temazcal

El temazcal era realizado dentro de construcciones específicas que podían ser redondas, rectangulares o cuadradas. Tienen siempre una gran cúpula, aunque en zonas arqueológicas encontramos también techos planos. Sus dimensiones podían alojar hasta a 30 personas con su hornilla en el centro y la entrada al temazcal. Todo era construido en emulación del vientre materno y se consagraba a la diosa Toci, la señora de los temazcales.

Para su inauguración se realizaba una ceremonia donde se realizaba una ofrenda a esta deidad, se nombraba al temazcal, se bautizaba con pulque e incluso se lanzaban cohetes antes del convivio donde se celebraba que comenzaría a funcionar. En su elaboración y convivio ayudaban los padrinos, quienes habían sido asignados con anterioridad.


Su significado y proceso

El baño de vapor y la limpieza, en general, eran costumbres diarias entre las poblaciones indígenas de Mesoamérica. El temazcal, en específico, era utilizado para la limpieza diaria, tratar ciertas enfermedades y como ceremonia ritual donde se hacía una purificación e iniciación.

Por medio del sudor que ocasionaban ciertas hierbas colocadas sobre las piedras calientes al centro de la construcción, se buscaba la desintoxicación y al mismo tiempo conectar con la divinidad. Esto se realizaba acostado boca arriba. Para poder encontrarse con esta divinidad el temazcal tiene una metodología muy precisa. Por ejemplo, en algunas costumbres se colocan primero 13 piedras, con lo que se abre una “primera puerta” y se abren, poco a poco, otras 3 puertas hasta completar las 52 piedras que representan al sol.

En otras metodologías pueden llevar otra numeración o forma de acceder, pero el fin es el mismo: conectar con la divinidad, purificarnos o tratar padecimientos mediante una metodología muy precisa.


El temazcal en la actualidad

Los vestigios de este baño de vapor muy utilizado diariamente y como medicina tradicional pueden ser encontrados en Xochicalco, Palenque, Tlatelolco, Chichén Itzá y otros, donde encontramos construcciones de mayores dimensiones que las actuales.

Sin embargo, hoy en día no es tan difícil acceder a ellos y en el Estado de México hay al menos 3 poblados donde se realizan con frecuencia como Temascalapa, Temascaltepec y Temascalcingo.

Además de ser higiénico, puede ser muy terapéutico en más de un sentido, pero, si se tiene alguno de los siguientes padecimientos es importante comunicarlo a quien realizará el temazcal para saber si se es apto para ello: glaucoma, padecimientos del corazón, insuficiencia venosa, várices agudas, problemas circulatorios, presión arterial baja, hipertensión, glaucoma, hipertiroidismo, epilepsia, embarazo en su fase inicial, embarazo con antecedentes de partos prematuros o enfermedades mentales como psicosis, paranoia u otros.

Informando de ello al responsable tendremos conocimiento de si se puede acceder al temazcal con los ajustes necesarios o es más saludable evitarlo. Sin duda, el temazcal es una costumbre que ha dejado su legado hasta nuestros días, ¿lo has experimentado?. En Teotihuacán puedes probarlo mediante la web http://www.tlahuilcalli.org/


¿Te gustó este artículo?

Valóralo

Nota media 4.4 / 5. Votos recibidos: 15

Reportajes relacionados
Información práctica

Información Práctica para visitar Teotihuacán 2021

Información práctica

Comer en Teotihuacan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *