Visión general de Teotihuacán: origen y situación actual

El yacimiento 0 1552
Visión general de Teotihuacán

Declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 1997, su nombre en lengua nahuatl (la lengua de los aztecas) significa “lugar donde los hombres se convierten en dioses”, “lugar donde fueron hechos los dioses” o“ciudad de dioses”; Teotihuacán es el nombre que los pueblos mexicas le dieron a esta ciudad, de la que desconocemos el nombre que sus propios habitantes le dieron.

En la región de México Central surgieron durante el periodo Preclásico (del 2500 a. C. hasta el 200 d. C.) y concretamente en la última etapa de éste, en el Preclásico tardío dos centros de notable importancia: Cuiculco y Teotihuacán. El primero estaba caracterizado por construir plataformas de carácter circular, pero fue destruido por una violenta erupción volcánica alrededor del año 100 a. C.. La ciudad quedó totalmente sepultada, y los supervivientes se refugiaron probablemente en Teotihuacán, segundo centro de la región, situado no lejos del Lago de Texcoco a unos 40 kilómetros al noreste de la ciudad de México.

El origen de la ciudad

Desde este momento la ciudad asumió un papel preponderante en la región y de pequeño centro agrícola pasó a convertirse en un auténtico centro urbano de sorprendentes dimensiones, enriquecido por espectaculares edificios sagrados que fueron erigidos a partir del año 250 d. C. aproximadamente. A partir de ese año se construyeron los monumentos más destacados: la Pirámide del Sol, la Pirámide de la Luna y la Pirámide de Quetzalcoatl.

Se convirtió en el centro de culto más importante al dios Tlaloc de la Lluvia y al dios Quetzacoalt, la Serpiente Emplumada.

Origen desconocido

Las plataformas piramidales fueron erigidas más tarde con respecto a las de Cuiculco y aunque también estaban recubiertas de piedra eran de base cuadrada y no circular. Al mismo tiempo se empezaron a construir una serie de viviendas de varios pisos, consideradas como auténticos palacios, que empezaron a sustituir a las cabañas originales de materiales perecederos.

Entre el 500 y el 700 d. C. la ciudad alcanzó su máximo apogeo, se reconstruyeron edificios antiguos, se trazó la denominada Calzada de los Muertos que se convirtió en la principal arteria de la ciudad, y los edificios de viviendas fueron reagrupados en distritos residenciales y divididos en conjuntos.
Si bien en la ciudad se han encontrado numerosas aportaciones extranjeras, no se sabe todavía con certeza cuál fue el pueblo que contribuyó al florecimiento de esta ciudad. Algunos investigadores se inclinan por los totonacas de Veracruz; otros por individuos de la rama otomí y otros por alguna población de lengua nahuatl, quizá antepasados de los aztecas, pero son sólo hipótesis. Es uno de tantos misterios de este yacimiento. En este sentido recomendamos el reportaje de Valeria Ardante sobre los misterios de Teotihuacán.

Un centro religioso

Sin embargo Teotihuacán no sólo destacó en el aspecto arquitectónico, sin que diferentes aspectos religiosos aparecen ilustrados en las magníficas pinturas murales que decoran templos y tumbas, siendo una de las más conocidas el llamado “Paraíso de Tlaloc” que muestra el reino del Más Allá referido al culto al dios de la Lluvia y la Fertilidad.
También sus habitantes destacaron el trabajo de las piedras duras, como la turquesa y la obsidiana, el tejido, la cerámica, las máscaras funerarias de piedra y terracota y en los vasos trípodes cilíndricos. Estos productos artesanales tuvieron una enorme repercusión y difusión, lo que ha contribuido a que los estudiosos afirmen que la ciudad no sólo fue una gran y rica metrópoli, sino que además fue un emporio comercial y un importante centro religioso meta de peregrinajes. Transmitieron su cultura material e ideológica a otros pueblos como los mayas y los toltecas.

Ocaso de la urbe

Entre los años 600 y 700 de nuestra era sufrió saqueos y destrucciones por parte de pueblos adyacentes, quizá pueblos chichimecas del norte. En el año 725 la ciudad sufrió un importante incendio y en el año 1000 d. C. fue totalmente abandonada, siendo algunos de sus pobladores los que transmitieron el culto al dios Quetzacoatl (el dios maya Kulkucán) a los habitantes de la ciudad de Tula. Sin embargo a pesar de haber sido abandonada diferentes fuentes históricas señalan que los aztecas y sus gobernantes peregrinaban a sus ruinas para orar y celebrar ritos.

La visita hoy

El conjunto arqueológico de Teotihuacán que se puede visitar tiene una extensión de 264 hectáreas, donde se concentran los principales complejos de edificios monumentales como La Ciudadela y el Templo de la Serpiente Emplumada, la Calzada de los Muertos y los conjuntos residenciales que la flanquean, las Pirámides del Sol y de la Luna, el Palacio de Quetzalpapáloltl y cuatro complejos departamentales con importantes ejemplos de pinturas murales, como son Tetitla, Atetelco, Tepantitlta y La Ventilla, además de otros dos conjuntos de corte habitacional denominados Yayahuala y Zacuala.

La Calzada de los Muertos es el eje norte-sur de la ciudad y tiene unos dos kilómetros de largo por unos 40 metros de ancho. Comienza en la Plaza de la Luna que está justo delante de la Pirámide de la Luna y acaba en la Ciudadela, conjunto arquitectónico ubicado en las inmediaciones del río San Juan.

Además cuenta con dos museos especializados: el de la Cultura Teotihuacana y el Museo de Murales Teotihuacanos “Beatriz de la Fuente”, así como una sala de exposiciones temporales ubicada en el edificio conocido como “ex-museo”.

La importancia de Teotihuacán duró en el tiempo hasta la llegada de los conquistadores españoles puesto que muchos mitos mexicanos de origen precolombino hablan de ella como un lugar especial de culto y mítico; para estos pueblos el mundo fue creado y destruido por los dioses en cuatro ocasiones. Después de la destrucción acaecida por un cataclismo específico para cada era, las deidades volvían a construir el universo, el mundo y los hombres. Para poder mantenerlo y para ayudar en la lucha contra el caos y la oscuridad los gobernantes de estos pueblos pensaban que tenían que ayudar a los dioses en su lucha con el bien más preciado que poseían: la sangre y la vida humana.

El sol surgido en Teotihuacán sería el de la Quinta Era, aquélla en la que los pueblos mesoamericanos afirmaban vivir antes de la llegada de los españoles.

Ubicación

Valora este reportaje

¿Te ha gustado este reportaje? Lo puedes valorar del 1 al 5. ¡Gracias por tu contribución!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 4,00 out of 5)

Loading...Loading...

Valoración del Editor

  • valoración
  • Puntuación total

Valoración del usuario

  • valoración
  • Puntuación total

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados *

Ofertas de alojamiento

Indica tus fechas

Fecha de entrada

calendar

Fecha de salida

calendar

Sin comisiones
y precio mínimo garantizado

Tours desde Mexico DF

Enlaces de interés

Red Maravillas de América

Sobre nosotros

logo1
Visitarteotihuacan.com es una de las mejores guías de la misteriosa ciudad de Teotihuacan, yacimiento Patrimonio de la Humanidad y uno de los escenarios arqueológicos más impresionantes del mundo.

Teotihuacán en redes

Contacta con nosotros

TrafalgarNet Producciones
Booking / Viator Affiliate site
info@trafalgarnet.com